EL DILEMA DE LA TARIFA PLANA

EL DILEMA DE LA TARIFA PLANAHace ya casi un año que entró en vigor la mal llamada “tarifa plana” para la contratación de trabajadores, cuya duración inicial fue prorrogada hasta el próximo 31 de marzo de 2015.

Soy consciente de que mucho se ha escrito sobre ella, sobre los requisitos, beneficios, etc. y que, en este sentido, no vengo a repetir lo ya conocido, sino a dar mi opinión sobre el aspecto más polémico y más confuso de esta medida (lo sigue siendo) ¿se pueden transformar contratos temporales en indefinidos y obtener la “famosa” reducción en las cotizaciones? Ya adelanto que mi opinión es que sí.

Brevemente, recordaré que el principal requisito recogido en el texto normativo es que la contratación sobre la que se pretende obtener los beneficios suponga un incremento tanto del empleo total como del empleo indefinido de la empresa, en comparación con el promedio de los trabajadores de la empresa de los 30 días anteriores a la contratación.

He buscado información acerca de las opiniones de otros profesionales en otros blogs, foros, Linkedin, etc. y, a decir verdad, la mayoría de los mismos comparten la opinión contraria, llegando a decir, incluso, que es obvio que no se tiene acceso a los beneficios ya que es imposible cumplir los requisitos. Me sorprende tal rotundidad, máxime teniendo en cuenta que la propia Tesorería General de la Seguridad Social, en su publicación “Beneficios en la cotización a la Seguridad Social” prevé que se puede acceder a estos beneficios por la transformación de contratos temporales:

REDUCCIÓN COTIZACIÓN TGSS TARIFA PLANA

Por tanto, de alguna manera, se puede acceder a esta reducción.

Hay opiniones que indican que sí se podría tener acceso a esta reducción siempre que el mismo día de la transformación se contrate a otro trabajador, con la finalidad de que exista aumento del nivel de empleo total.

En este sentido, en esta nota informativa del Excmo. Colegio de Graduados Sociales de Málaga y Melilla, se indica que, dada la falta de claridad de la norma, deciden trasladar la consulta a la Tesorería General de la Seguridad Social y a la Inspección Provincial de Trabajo de Cádiz, obteniendo contestación de la Subdirección General de Ordenación e Impugnaciones de la TGSS en la que se dice “…Las nuevas reducciones se pueden aplicar a la transformación de contratos temporales en indefinidos ,siempre que además se concierte simultáneamente otro contrato temporal o indefinido, de forma que exista creación de empleo indefinido y además se cumpla el requisito de incrementar el nivel de empleo total de la empresa. Tal y como exige el apartado 2 c) del artículo único del citado Real Decreto-Ley.”

De manera minoritaria, hay quien aboga por tener en cuenta la jornada para el calcular el incremento de la plantilla, es decir, computar a los trabajadores a tiempo parcial como una fracción de trabajador y no como un trabajador (por ejemplo, un trabajador que trabajase a media jornada contaría como 0,5 trabajadores), de tal manera que si una empresa tiene un único trabajador temporal a media jornada y transforma su contrato a uno indefinido y a jornada completa, estaría cumpliendo ambos requisitos. En mi opinión, esta opción no tiene cabida, puesto que la norma sí que indica cómo se debe calcular el promedio de plantilla y no discrimina a los trabajadores según su tipo de jornada, con lo que, a estos efectos, un trabajador con un 5 % de la jornada y otro a jornada completa contarían como un trabajador, en ambos casos.

Únicamente he podido encontrar este artículo de D. Faustino Cavas Martínez (Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Murcia): quien, después de su análisis, dice “me inclino a pensar que pueden beneficiarse de la reducción las transformaciones de contratos temporales en indefinidos, siempre que suponga un aumento de plantilla y se cumplan el resto de requisitos”.

Mi opinión es que sí que es posible acceder a los beneficios de la “tarifa plana” en la transformación de contratos temporales en indefinidos sin necesidad de celebrar, simultáneamente, un contrato de trabajo con otro trabajador, y la clave está en que lo que se exige es que se aumente la plantilla con respecto al promedio de los 30 días anteriores a la contratación (o transformación, en este caso), debiendo acudir en cada caso concreto a calcular si ese promedio nos permite obtener los beneficios.

Con un par de ejemplos se entenderá mejor:

En ambos supuestos, estamos ante una empresa que se plantea transformar un contrato temporal en uno indefinido el 31/01/2015, para lo que hay que analizar el promedio de la plantilla entre el 01/01/2015 y el 30/01/2015.

SUPUESTO 1

La empresa tiene un trabajador en plantilla con un contrato temporal de un año de antigüedad (A). El 16/01/2015 decide contratar a otro trabajador temporal (B). El 21/01/2015 contrata a un trabajador indefinido (C).

PROMEDIO DE PLANTILLA:

A.- Computa como 1 porque ha estado todos y cada uno de los 30 días.

B.- Computa con 0,5 porque ha estado contratado la mitad de los días.

C.- Computa como 0,33 porque ha trabajado 10 días.

Promedio de plantilla: 1 + 0,5 + 0,33 = 1,83 trabajadores.

Promedio de trabajadores indefinidos: 0,33 trabajadores.

Si el 31/01/2015 transformamos a uno de los trabajadores que tienen contrato temporal, tendríamos 3 trabajadores en total (que es superior a 1,83) y 1 trabajador indefinido (que es superior a 0,33), con lo que se cumplirían los requisitos.

SUPUESTO 2

La empresa tiene 4 trabajadores, de los cuales 2 tienen contrato indefinido (A y B) y los otros 2 temporales (C y D). El 10/01/2015 los trabajadores A y C deciden abandonar la empresa, y el 26/01/2015 la empresa sustituye a uno de los que se han ido con un trabajador con contrato temporal (E).

PROMEDIO DE PLANTILLA:

A.- Computa como 0,33 porque ha trabajado 10 días.

B.- Computa como uno porque ha estado todos y cada uno de los 30 días.

C.- Computa como 0,33 porque ha trabajado 10 días.

D.- Computa como uno porque ha estado todos y cada uno de los 30 días.

E.- Computa como 0,17 porque ha trabajado 5 días.

Promedio de plantilla: 0,33 + 1 + 0,33 + 1 + 0,17 = 2,83 trabajadores.

Promedio de trabajadores indefinidos: 0,33 + 1 = 1,33 trabajadores.

Si el 31/01/2015 transformamos a uno de los trabajadores que tienen contrato temporal, tendríamos 3 trabajadores en total (que son más de 2,83) y 2 trabajadores indefinidos (que son más de 1,33). Por lo tanto, cumple los requisitos.

No obstante, la polémica sigue ahí, la redacción de la normativa acoge las diferentes opciones y deberá ser cada uno quien valore cuál es la interpretación correcta. He aquí la mía.

Por Angel Escribano Zapata

Anuncios